);

Antipinchazos para Bicicletas

¿Cuántas veces un inesperado pinchazo ha arruinado tu salida en bicicleta?

Se trata de uno de los problemas más habituales que los aficionados al ciclismo nos encontramos a diario, tanto en carretera como en montaña.

Y te podemos asegurar que no es algo nuevo; ya los antiguos fenicios los sufrían en las ruedas de madera de sus carros, utilizando pasta de trigo para tapar las roturas. Y sin irnos tan lejos, son míticas las imágenes de las primeras ediciones del Tour de Francia donde grandes corredores perdían un valiosísimo tiempo parados en los arcenes de la carretera, esperando al coche de equipo para que le cambiaran la rueda después de haber pinchado.

Pero esta es una web constructiva y optimista; por suerte, cada vez son más numerosas las soluciones antipinchazos para bicicletas. Desde www.antipinchazos.es queremos que las conozcas y que no dejes que se estropee tu esperada y deseada salida:

1º. Líquido antipinchazos para bicicletas.

Se utiliza en ruedas con sistema tubeless, es decir, que utilizan un neumático especial para rodar sin cámara (la llanta debe de ser compatible con este sistema de neumáticos) en lugar de una rueda con la clásica cámara de aire. Este líquido se inyecta a través de la válvula y se va distribuyendo mientras la rueda va girando.

Existe la versión que sólo se puede utilizar con tubulares y el genérico que también se usa para sellar pequeños pinchazos en cámaras normales.

Es importante que no nos excedamos con la cantidad de líquido que introducimos en la rueda, ya que al ser un elemento móvil puede provocar un aumento de peso. Debes cambiarlo cada 6 meses aproximadamente; y debes saber que, si no usas la bicicleta con asiduidad, es posible que vaya perdiendo presión cada día.

Por lo tanto, se trata de una excelente solución para pequeños pinchazos, que te dará la tranquilidad de poder salir sin sobresaltos; no obstante, también te aconsejamos que lleves un kit antipinchazos y una cámara o tubular de repuesto.

2º. Bandas antipinchazos para bicicletas.

Están fabricadas con materiales como el poliuretano o el kevlar, y aunque son duras, también son ligeras. Sirven para asegurar tus ruedas ante pinchazos provocados por clavos y cristales.

Para una correcta instalación:

Colócalas con la cámara desinflada y fuera de la bicicleta; se para el neumático de la llanta; coloca la banda en el interior del neumático siguiendo toda la circunferencia; y ya sólo te faltará volver a montar el neumático y la cubierta y darle presión a esta.

3º. Cámaras antipinchazos para bicicletas.

Se trata de un sistema más ligero que las bandas de las que hemos hablado antes, aunque también están fabricadas con un material resistente que va a proteger a tus ruedas de los temidos pinchazos. Además incorporan en su interior líquido sellante por lo que si pinchas, ellas solas taponarán el pinchazo al igual que el anteriormente comentado líquido antipinchazos, siempre y cuando la perforación no sea de un tamaño demasiado grande (depende del fabricante).

Son cámaras que se encuentran habitualmente en todas las tiendas de ciclismo y por un precio muy asequible. En www.antipinchazos.es te recomendamos algunas cámaras antipinchazos tanto para bici de montaña como par bici de carretera.

En breve probaremos las nuevas cámaras Tubolito que tanto están dando que hablar, prometen ser muchísimo más ligeras y resistentes que cualquier otra cámara que se haya fabricado hasta la fecha.

4º. Tubeless.

Tubelizar una rueda supone que va a dejar de llevar una cámara. Vamos a necesitar un fondo de llanta y una cubierta tubeless, válvulas y líquido antipinchazos. Con este kit tendrás una bicicleta igual de ligera, pero mucho más segura ante los pinchazos; además, gracias a la ausencia de la cámara de aire, disminuye la resistencia a la rodadura, algo que te ayudará a la hora de mover el desarrollo.

5º. Tubular.

Se trata de una cámara inflable, con una banda de rodadura en su parte exterior y que se pega a la llanta con un pegamento especial para tubulares.

Seguramente pienses que la cubierta y la cámara son tan antiguos como la bicicleta en sí y que el tubular es un avance de la tecnología y un elemento que se introdujo hace poco; pues la realidad es todo lo contrario, desde los inicios del ciclismo el neumático que se utilizaba era el tubular; mientras que la cubierta fue un invento bastante tardío y que en muy poco tiempo su uso se hizo muy popular.

Las principales ventajas de usar tubular son:

  • El hecho de que esté compuesto por menos piezas, hace que el peso de la rueda sea menor.
  • Su potencia es de 30 w mayor que el de las cubiertas.
  • Si está bien pegado, la llanta sufre menos.
  • Disminuye considerablemente las posibilidades de pinchar.

6º. Neumáticos con refuerzo antipinchazos.

Cada vez más marcas sacan al mercado neumáticos reforzados contra los pinchazos y en la práctica nos vemos muy beneficiados de las tecnologías que utilizan.

Centrándome un poco más en los neumáticos para bicicleta de carretera, que es lo que más conozco, voy a nombrar un par de neumáticos que han avanzado muchísimo en este aspecto:

  • Vittoria Rubino Pro Grafeno con este compuesto ha conseguido un neumático con el que dificilmente vas a pinchar. He gastado varios juegos de este neumático y he visto de todo, aguanta los cortes muy bien, y como no, los típicos pinchazos que nos suelen arruinar las salidas. He conseguido reducir los pinchazos prácticamente a 0.
  • Continental Grand Prix 5000 en su última versión aseguran que también han mejorado su resistencia a los pinchazos que de por sí ya era buena en las GP4000. Actualmente he cambiado mis Vittoria Rubino Pro Graphene por estas Continental y de momento no he pinchado y ruedan muy suaves.

Utilizo estos neumáticos en su versión clásica con cámara y en ancho de 25.

Desde mi experiencia como ciclista en un deporte exigente y apasionante como es el triatlón, debo admitir mi preferencia por el uso del tubular frente al de la cubierta. No sólo por haber disminuido la frecuencia de mis pinchazos casi a 0, sino por el aumento en la potencia con la que muevo el desarrollo de mi bicicleta y el beneficio que ello me ha aportado tanto en mis entrenamiento como en mis competiciones.

Las causas por las que se producen los pinchazos son numerosas y muy diferentes, estas son algunas:

No llevar una presión adecuada en las ruedas; si es demasiado alta el agarre de los neumáticos va a disminuir; sin embargo, una presión demasiado baja facilita la aparición de pellizcos en la cámara cuando esta reciba algún golpe en baches, socavones, …

Llevar deteriorado el neumático; solemos tener un rechazo a cambiar los neumáticos y alargamos lo que podemos su vida útil. Pero debemos tener claro que cuando pierde el dibujo, disminuye mucho el agarre con la pista; y que cuando se deteriora el caucho y pierde elasticidad, la cámara interna está mucho más desprotegida. Todos estos factores aumentan enormemente las probabilidades de sufrir un pinchazo.

Neumáticos como el Continental Grand Prix 5000 llevan unos indicadores para saber cuando tienes que cambiarlos.

Clavos y objetos cortantes en la carretera; es obvio que no podemos predecir ni controlar los objetos que nos vamos a encontrar sobre una carretera o sobre una senda. Lo único que está en nuestra mano es conocer su peligrosidad y mantener la concentración para intentar evitar pasar por encima de estos objetos.

Una cámara mal montada; es fundamental conocer la compatibilidad entre la cámara y el neumático. Además te aconsejamos que cuando vayas a montar la cámara, te asegures que no haya nada en el interior que pueda pincharla.

Rotura del fondo de la llanta; se trata del protector que vemos en el interior de esta cuando retiramos el neumático y la cámara. Su utilidad es proteger la cámara de los extremos metálicos de los radios en la rueda.

Cómo evitar los pinchazos

Queremos que tus salidas en bicicleta sean divertidas y seguras, por eso nos animamos a crear esta web, hemos probado muchísimos productos hasta llegar a ciertas combinaciones que nos proporcionan tranquilidad y sobre todo, seguridad.

Evitar los pinchazos en tu bici tiene un precio, y tiene un peso, evidentemente los productos antipinchazos son “extras” que añadir a tu bicicleta y estos además de suponer un sobre coste, tienen un peso añadido.

Como hablo para un público aficionado de mayor o menor nivel, y en mi caso, un cicloturista de medio pelo, he llegado a la siguiente conclusión:

1º. El precio de estos productos es ínfimo en comparación a cualquier pequeña actualización que podamos hacer en nuestra bicicleta, por ejemplo, una cámara antipinchazos vale de media unos 7€, si compras un neumático con mayor protección antipinchazos tope de gama, tipo Continental Grand Prix 5000 o Vittoria Rubino Pro Grafeno pueden costarte en torno a los 40€, y unas bandas antipinchazos sobre unos 15€.

2º. El peso es uno de nuestros grandes enemigos sobre la bici, pero es mucho peor un pinchazo, no? Teniendo en cuenta que estos productos añaden en el peor de los casos unos 200grs. a nuestra bicicleta, sinceramente… No lo vas a notar

Si nos ponemos en plan friki podríamos hablar sobre los watios extras que tenemos que mover debido al aumento de la resistencia a la rodadura que generan algunos de estos productos, pero en la práctica, para un uso normal, no creo que nos afecte mucho, de hecho sería mucho más interesante de cara a nuestro rendimiento, cuidar un poco más la dieta y entrenar un poco más, y dejarnos de tanta tontería.

¡¡¡Sal en bici y disfruta!!!