¿Qué cubierta de carretera elegir?

Claves para elegir los neumáticos de una bicicleta de carretera

Si piensas detenidamente en el elemento que te une al suelo cuando montas en bicicleta y la importancia que tiene en tu seguridad, tu confort y en la garantía de no tener que interrumpir de golpe tu salida, estamos seguros de que valorarás mucho más la cubierta de tu bicicleta y la importancia de su elección cuando vayas a cambiarla.

Desde www.antipinchazos.es queremos que tengas claro qué cubierta de carretera elegir, según ciertos parámetros y características de los elementos que la componen y que debes tener en cuenta:

Dimensiones de una cubierta de carretera

Cuando nos encontramos las medidas de una cubierta, lo vemos en estos parámetros: 700×23 mm. Donde “700” corresponde al diámetro de la rueda y “23” se refiere al ancho de la cubierta. Este ancho se suele encontrar entre los 23 y los 25 mm.

Las cubiertas más anchas ofrecen mejor agarre en las curvas y una menor resistencia a la rodadura, por lo menos hasta la anchura de 25mm; sin embargo, pueden sentirse un poco esponjosos y ser más lentos a la hora de acelerar.

La carcasa

Este elemento de la cubierta está compuesto por hilos de nailon o de algodón trenzados. Algunos de ellos son gruesos y rígidos, y otros más finos y flexibles.

En carretera, las flexibles ofrecen más comodidad y una mayor adherencia a la carretera en las curvas. Si supera los 100 TPI, se trata de una carcasa muy flexible y una cubierta de alta gama.

La banda de rodadura y los aros

Llamamos banda de rodadura al elemento que recubre la carcasa y que está compuesta por una mezcla de goma y otros compuestos químicos; de la calidad y la naturaleza de estos compuestos van depender la densidad, la adherencia, la resistencia al rodamiento y la resistencia a los pinchazos … Hoy en día la mayoría de las cubiertas tienen repartidas diferentes durezas en la banda de rodadura para optimizar el funcionamiento de la rueda.

Existen dos aros que sirven de adhesión de la cubierta a la llanta. Las cubiertas de gama básica utilizan aros más rígidos, fabricados en acero, lo que las hace más pesadas; los que son más flexibles son los de aramida, para-amida y de kevlar, que le otorgan una mayor ligereza y son utilizados en las cubiertas de gama alta.

El tubular

Que es la unión de una banda de rodadura y de una carcasa de algodón, de seda o de corespun, cosido alrededor de una cámara de aire fabricada en látex o de butilo, pegada en la estructura de la llanta.

El uso del tubular es más cómodo y proporciona un rendimiento superior al de las cubiertas con cámara, y es menos sensible a los pinzamientos o pellizcos; la parte menos positiva es que es más difícil de reparar.

Se suele utilizar en ruedas de carbono para reducir lo que se pueda el peso. Puedes encontrar varios tipos de tubulares para carretera, ciclocross y pista.

Tubeless

En este caso la cubierta y la llanta están unidas de forma hermética, y la llanta debe estar diseñada especialmente para este uso sin cámara de aire.

Este tipo de cubierta reduce los riesgos de pinchazo y permite rodar con una presión más baja, aportando una mayor comodidad al ciclista. Esta mayor deformación mejora la adherencia a la carretera.

Se suele rellenar de líquido antipinchazos por dos motivos, para sellar la llanta y el neumático y que tenga menos pérdida de aire (cosa que suele suceder con el sistema tubeless) y además, para que cuando pinches, el líquido antipinchazos selle el pinchazo de inmediato, lo normal es que tú ni te enteres de que has sufrido un pinchazo.

Esperamos que este post te haya sido de utilidad a la hora de saber qué cubierta de carretera elegir para seguir disfrutando de tus salidas y de tu bicicleta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.